«

»

mar
29
2007

1936-2007, Olarte-Rabanera: medalla, símbolo y significado

ritxar baceteHoy publica nuestro compañero Ritxar Bacete este interesantísimo artículo en Noticias de Alava, que transcribo íntegramente a continuación.


Teodoro Olarte Aizpuru fue elegido presidente de la Comisión Gestora de la Diputación de Álava de 1931 a 1933 y de febrero a julio de 1936. El 18 de julio de 1936, el que fuera legítimo antecesor de la actual figura del Diputado General de Álava fue detenido y llevado a la cárcel de Vitoria quedando posteriormente en libertad bajo arresto domiciliario. Pero el 17 de septiembre del mismo año fue nuevamente arrestado y llevado al Gobierno Civil. En la madrugada del 18 de septiembre de 1936 fue sacado de la cárcel, conducido a las proximidades del Bayas, cerca de Miranda de Ebro siendo brutalmente asesinado. Este asesinato político se produjo en la figura de Teodoro Olarte por su condición de representante de los alaveses y las alavesas. Por ello existe una deuda colectiva en la recuperación de la memoria histórica de esta figura, junto a la de todos y todas las que sufrieron la represión fascista.

La II República fue el primer régimen realmente democrático en nuestra historia, con medidas tan decisivas como la implantación del sufragio verdaderamente universal con reconocimiento del derecho al voto de las mujeres. La Constitución de 1931 fue también la primera que abordó el reconocimiento de derechos sociales y económicos y las bases de lo que hoy conocemos como Estado de Bienestar. Asimismo, trató de resolver al problema de la articulación territorial de España mediante el sistema de Estatutos de Autonomía elaborados por iniciativa de los territorios que aspiraban a su autogobierno, y se adelantó en proclamar la renuncia a la guerra como instrumento de política internacional.

Por su carácter universal, los valores republicanos perviven en el día de hoy y renacen con vigorosas raíces. Muchos de los ideales que nos fueron legados por la II República Española, de cuya proclamación celebramos en 2006 el 75 aniversario, tienen que ver con las preocupaciones de la ciudadanía de hoy: la libertad y la laicidad; la igualdad entre mujeres y hombres; la escuela pública; la virtud cívica y la honestidad; el federalismo, la paz y el respeto de los derechos humanos; el compromiso con la suerte de los trabajadores y trabajadoras, los derechos sociales y el bien común. En una palabra, el compromiso con una democracia avanzada.<

En mayo de 2006 desde el Grupo Juntero de Ezker Batua presentamos una iniciativa en la que se instaba a la Diputación Foral a restituir la figura histórica de Teodoro Olarte, como símbolo de la defensa de los principios y valores republicanos, y de todas las personas que por defender la democracia fueron asesinadas, torturadas y represaliadas. Propusimos que se le hiciera entrega de la Medalla de Álava, que un retrato suyo acompañara al del resto de Diputados Generales en el Palacio de la Provincia y que se encargara al Instituto Valentín de Foronda la realización de un estudio, y su posterior publicación, en relación con la represión franquista en Álava. Todas estas propuestas fueron apoyadas en pleno por todos los grupos junteros, a excepción del Partido Popular, el 26 de septiembre del pasado año.

La recuperación de la memoria pasa inexorablemente por el reconocimiento público de aquellas personas que sufrieron la represión fascista, máxime cuando el castigo iba encaminado a acabar con la legalidad vigente y el orden constitucional. En este sentido, en el Territorio Histórico de Álava y en la propia Diputación Foral tenemos un ejemplo paradigmático en la figura de Teodoro Olarte Aizpuru.

Entre el brutal asesinato de Teodoro Olarte, Presidente de la Comisión Gestora de la Diputación Foral de Álava, el 18 de septiembre de 1936 a manos de los golpistas-rebeldes-fascistas, y la entrega de la Medalla de Álava a título póstumo en el día de hoy por la Diputación Foral de Álava han pasado ¡71 años…! ¿Cómo, qué, por qué, quiénes han hecho posible tanto olvido, tanto silencio, tanta ingnominia?

Paradójica y felizmente, y cumpliendo con el mandato de las Juntas Generales (y no por iniciativa propia), hoy el señor Rabanera va a hacer entrega de la Medalla de Álava a título póstumo a Teodoro Olarte. Digo paradójicamente, y voy a explicar por qué. Este acto va a estar cargado de distintas connotaciones y significados: Para su familia será un acto fundamentalmente emotivo, afectivo y reparador. Para la mayoría se trata de un acto de justicia, de reconocimiento, de recuperación de la memoria histórica y sosiego para la democracia. Pero para unas pocas personas entre las que se encuentra el señor Rabanera, se trata de “abrir otra vez viejas heridas”, de “bandos” y “enfrentamientos”. Nada más lejos de la realidad, señor Rabanera. Sabemos que la construcción de la realidad es compleja y que la memoria es relativa y que depende de la experiencia personal y colectiva. Entonces ¿cuál ha sido su experiencia personal, política y simbólica para llegar a equiparar a víctimas y verdugos? ¿Qué hace posible que usted se niegue a homenajear a demócratas con una escultura que les recuerde porque “faltan” los que les asesinaron? ¿Qué equidistancia aberrante le ha hecho incapaz de entregar la misma Medalla de Álava a las Víctimas del 3 de Marzo? ¿Con qué mimbres ha construido usted su memoria, señor Rabanera? Yo le puedo contar una pequeña anécdota de cómo he construido la mía.

Hace también 70 años, y en un pueblo de La Mancha, los mismos que mataron aquí a Olarte y a tantos otras personas, sacaron por la fuerza de su casa a un niño y a una niña, a mi tío Ascaso y a Libertad. También a la fuerza los bautizaron y les cambiaron el nombre: Ascaso se llamaría Antonio en honor a Primo de Rivera y Libertad Maria del Carmen, por la Polo de Franco. Otro Antonio, el padre de mi tía Libertad, nada pudo hacer para impedirlo, porque unos meses antes había muerto por las naturales causas que producen varios disparos y un tiro de gracia. En su certificado de defunción consta “muerte por paro cardiaco”; natural, porque el corazón se para cuando te matan. Su delito, ser sindicalista, campesino, republicano y miembro de la FAI.

Y por eso la asimetría y la equidistancia que usted, señor Rabanera, trata de establecer es grave, ofensiva e incluso peligrosa. Hacer tábula rasa y poner al mismo nivel a Libertad y los asesinos de su padre, y a Olarte y a quienes le robaron la vida es cínico e hiriente. Hace unos años me encontré con mi tía Libe, me repetía que su padre no había hecho nada malo, que era un buen hombre. Entre sollozos, sola, 70 años después teniendo que defender a su padre. Víctima convertida en victimario por una construcción perversa de la historia basada en el olvido, la ocultación y la mentira.. Sr Rabanera, la herida está abierta porque nadie ha pedido perdón, nadie dijo “nunca más” como en Guatemala, Argentina o Sudáfrica.

El pasado lo interpretamos, no lo hicimos nosotros, pero las opciones políticas y de las decisiones que tomamos en el presente son enteramente nuestras, somos absolutamente responsables de lo que hacemos y decimos.

Estamos hablando de victimas, y ellas tienen derechos, y la sociedad tiene un deber moral con las víctimas por un principio de solidaridad e igualdad. No podemos construir el futuro echando tierra sobre el pasado, hay que hablar claro, hay que nombrarlo todo, poner las cartas sobre la mesa.

Señor Rabanera, un tiro en la cabeza mata los cuerpos físicos, pero el olvido, la invisibilidad, la falta de reconocimiento y la mentira acaban con el alma y la dignidad. Le agradezco el paso de hoy, le honra, pero no es suficiente y se torna contradictorio si usted sigue anclado en la paz de los vencedores y en no ver el dolor que producen las heridas que no se han podido cerrar por la falta de verdad y justicia.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

CommentLuv badge

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.