«

»

ene
08
2008

El fin del cachete

Recientemente el Congreso ha suprimido parte de artículo 154 del Código Civil, en el que se decía que “los padres podrán en el ejercio de su potestad recabar el auxilio de la autoridad. Podrán también corregir razonable y moderadamente a los hijos“. La parte que ha suscitado la polémica ha sido la que posibilitaba la corrección razonable y moderada. Vamos, lo que viene siendo en la práctica el cachete de toda la vida. Ese que un altísimo porcentaje hemos recibido en alguna ocasión. Amparado y justificado por el amor paterno, materno o de los profesores. 

¿A ti que recuerdos te trae el “afectuoso cachete“?.

Yo recuerdo todos y cada uno de los “cariñosos cachetes” que me dieron siendo niña -quizás porque me dieron pocos-, pero, como entonces, sigo considerándolos injustos e innecesarios.

He escuchado estos días, las autorizadas voces de padres y madres, que justifican este recurso. He oído eso de “no pasa nada por dar un azote“, “no maltratas a tus hijos si les das un cachete“, “¡si yo le doy encima del pañal, que no duele!”, “¿y sino como les educas?”. Una mujer llamó a un programa de televisión y dijo que ella nunca había pegado a sus hijos, y la periodista, con aire molesto le espetó, “señora escriba un libro”.

Hay quienes creen que los niños vienen sin manual de instrucciones, y se acogen a la máxima del sálvese quien pueda. Pues no. Los niños sí vienen con manual de instrucciones. Hay que leerlo.

Recurrir al azote, a pegar, aunque sea flojito, es un acto de injustificable. Cuando se recurre a la violencia se fracasa. Se fracasa cuando se pasa de la argumentación a utilizar el amoroso cachete.

Yo, como la señora que llamó al programa de la tele, no he pegado nunca a mi hija, ¡ni cuando tenía pañales!. Ya sé que no es dolor físico, que no es maltrato físico, hablamos de toques, pero esos toques son una indignidad. Yo creo en el respeto a la dignidad de las personas, aunque la persona sea pequeña.

Cuando fui madre, no me planteé no utilizar el cachete. No me parecía una aberración. Sin embargo, situé el cachete como el último recurso, el recurso extremo. Más allá del azote no puedes corregir con nada más. Más allá del cachete está el desierto, un agujero negro, el abismo… la nada. Así que, comencé a educar a mi hija evitando llegar al extremo. Y, después de leer muchos manuales descubrí que el cachete es indigno, que no respeta a las personas. Los niños también son personas aunque midan poco.

El cachete es injusto e innecesario, y cuando se usa es únicamente para expresar ira o rabia. No sirve para educar obligar a alguien a hacer algo por la fuerza.

No triunfa quien da más fuerte, triunfa quien es capaz de convencerte.

Foto: WaR¡

2 comentarios

  1. Maripuchi escribió:

    Totalmente de acuerdo contigo. Hace días escribí sobre lo mismo.
    Un besote y feliz año!!

  2. toxcatl escribió:

    Entiendo que esa referencia a corregir razonable  moderadamente a los hijos no habla para nada del cachete; somos nosotros quienes hemos incluido allí la palabra cachete, por que nos viene bien, por que en el fondo la mayoría de la gente si puede abusar del prójimo lo va a hacer aunque el prójimo sea su hijo/a, por que ¿como si no se iban a justificar esos padres que acuden sistemáticamente a el?

    Y lo afirmo, primero por que por cuestiones que no vienen al caso relatar, me tuve que aprender el código civil y algunas de sus interpretaciones por webos; y en segundo lugar por que soy  "victima" de esa interpretación del "cachete a tiempo" (y algo más que no viene al caso relatar).  Justificación de mis progenitores- agresores: la ley lo permitía, y si no era así ¿como me iban a educar? (el dialogo que yo misma venia reclamando desde los ocho años ni se les pasaba por la cabeza).-

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

CommentLuv badge

Notify me of followup comments via e-mail. You can also subscribe without commenting.